CLUB ATLÉTICO REGIONAL. PEREGRINO DE LA GLORIA.

12 OCTUBRE 2020

A 87 años de la fundación del Club Atlético Regional. Por Rodolfo “Pocholo” Mancuelllo
Aquél primer Libro de Actas desaparecido, que durante muchos años fuera celosamente guardado por la viuda de don Luis Antonio Claude, revelaba que la entidad nació en el corazón mismo de la entonces incipiente Villa del Carmen de Resistencia. La mayoría de aquellos entusiastas vecinos y muchachones que lo fundaran, desempeñaban sus tareas en el flamante Hospital Regional (después nominado como “Julio C. Perrando), dándole su nombre para toda la vida: Club Atlético Regional.
Más tarde, la fuerte influencia de la fábrica algodonera de don Mario Comero, que estaba ubicada en la avenida Las Heras, entre Ameghino y avenida Castelli, apuntaló la epopeya deportiva - que se constituyó en orgullo de nuestro medio - por el pedido y convencimiento de uno de sus máximos colaboradores, don Sixto G. Laconich.
Las crónicas de la época, rescatan al 1º de Octubre de 1933 como fundación del Club, pero los viejos vecinos de la barriada aseguraban que los colores rojiblancos ya eran defendidos mucho tiempo antes.

La primera cancha.
Regional, en el terreno municipal ubicado en frente a la fábrica Comero, comenzó a levantar su campo de deportes. Y a los pocos años contó con cancha de fútbol, tribunas, cancha de básquetbol con tribuna de cemento armado; tres canchas de tenis, una iluminada; cuatro canchas de bochas, tres techadas; velódromo y pista de atletismo y un magnífico parque infantil, todo enmarcado por una imponente arboleda. En reiteradas oportunidades, esta entidad fue catalogada como la que contaba con el mejor y más dotado campo de deportes del entonces Territorio Nacional del Chaco.

Vida deportiva e institucional.
De las entidades deportivas locales, el Club Atlético Regional fue la primera que obtuvo Personería Jurídica en 1937. Pero, también, fue un decisivo propulsor de muchos deportes en nuestro medio y uno de los actores principales en la creación de la Federación de Bochas, la de Básquetbol, la de Tenis y la del Atletismo.
Ese año, contó con uno de los equipos de básquetbol de mayor poderío tras surgir ese deporte en nuestra provincia. Tuvo una cuarta división famosa que llegó a denominarse "Cuarta de Hierro" al consagrarse campeona invicta y, además, su elenco superior cumplió brillantes actuaciones en el orden local como en competencias interprovinciales.
Integraban aquél equipo los hermanos Jorge y Enrique Kistenmacher, Pedro Cristaldo, Adolfo Ramírez, Luis Bee, Carlos López Piacentini, Victorio Vecchi, Héctor Mariño, Martiniano Bazán, Norberto Colombo, José Tortosa y Víctor Hugo Freschi.
También marcó a fuego toda una época en el atletismo chaqueño. En 1938, una delegación se trasladó a Rosario y en competencia con la Asociación Cristiana de Jóvenes de aquella ciudad, obtuvo por amplio margen de puntos la Copa “Amistad”. Y un año más tarde, el equipo rojiblanco compite en el Torneo Interprovincial “Almirante Brown” que se efectúa en la ciudad de Santa Fé. El plantel de atletas, entre otros, lo conformaban Jorge Kistenmacher, Priscino Olmedo, Simón Oplanich, Luis Bee, Alberto Escobar, Pedro Cristaldo y Victorio Vecchi. Don Sixto Laconich, su presidente, presidía la Federación Chaqueña de Atletismo.

En tenis, sus deportistas competían con los valores más renombrados de esta ciudad, localidades del interior, Formosa y Corrientes. Destacándose Ernesto Peper y señora, Pedro Arribas y el matrimonio Méndez. En bochas sus equipos conquistaron innumerables torneos organizados por la Federación Chaqueña y también por instituciones afiliadas a ella. Por sus filas pasaron Gecovich, los hermanos Sona, Acevedo, Arce, Jara y muchos otros.

El peor momento.
Los reiterados éxitos deportivos e institucionales - en las décadas del ’30 y ’40 – fatalmente se diluyeron en 1951 cuando el Club fue desalojado del terreno que ocupaba en Las Heras y Castelli. En realidad, se cometió una gran injusticia política, porque el mismo gobierno nacional – en manos del Gral. Juan Perón - expropió aquellas magníficas instalaciones para dar paso a la construcción del entonces Hogar Escuela (hoy Universidad Nacional del Nordeste). Dicha injusticia radicó en que, a sólo cien metros de ese lugar, había otro terreno similar para tal cometido. Pero la “orden”, todo lo indica así, fue demoler un complejo polideportivo casi único en esta parte del país. Todo desapareció y fue un duro golpe.

La tarea de “la reconstrucción”, comenzó con el indeclinable espíritu de lucha de sus dirigentes y la devoción de sus deportistas. Se adquirió - no sin grandes esfuerzos - la manzana número 40 de Villa Libertad; inmueble que más tarde fue escriturado e íntegramente pagado y allí se comenzó la obra de la segunda y definitiva cancha de fútbol, mientras sus jugadores hacían frente a la adversidad, poniendo en los campos de juego su orgullo regionalista. Y el domingo 25 de Septiembre de 1954, la entidad pudo mostrar orgullosamente su nueva cancha de fútbol, obra ésta que sorprendió a muchos escépticos. Esa tarde, el equipo de fútbol de la primera división empató con el poderoso Sarmiento 1 a 1. Además de la cancha, se construyó una casa-habitación para ser ocupada por el encargado de cuidar las instalaciones, dos vestuarios, baños, casilla de material para los árbitros, y palco para periodistas. Regional, a pesar de todo, volvía a resurgir.

Los primeros títulos en el fútbol.
Regional obtiene por primera vez el título de campeón a solo cuatro años de su fundación: el domingo 31 de Octubre de 1937. Con una campaña brillante, obtiene invicto el Campeonato “Ciudad de Resistencia” con futbolistas de la talla de Ramírez, Durán, Alderete, N. Parra, Micucci, Villanueva, Moreno, Brignole, Carballo, Simón y E. Durán. Después, en 1943 y 1946, obtuvo nuevos títulos oficiales. En 1957, se coronó subcampeón del certamen organizado por el Consejo Federal de AFA, por haber obtenido curso favorable una protesta del Club Sarmiento al que le dieron la razón en su reclamo para sumar el punto que le dio el título. Aquel equipo que marcó toda una época, estuvo integrado por Luis Ferri, Carlos Bravo, Julio Ogas, Agustín Gómez, Roberto Micucci, Carlos Claudiani, Rodolfo Moreno y Alejandro Villamayor, Antonio Brignole, Emilio Espinoza, Honorio Romero y Bernardino Esquivel. El técnico era Nicomedes Parra y otros baluartes fueron Wildanger y José Lortoza, Germán Pintos y Roque Acosta.

En los años ’90.
En esta década, la entidad alcanzó gran preponderancia en lo futbolístico, porque en 1990 fue subcampeón del Oficial y Villa Alvear primero. Pero se impuso en el Torneo Selectivo y debieron recurrir a aquella inolvidable final para definir la representación al Torneo del Interior. Casualmente, fue en el estadio forevista donde "El Expreso" se impuso en tiempo suplementario con gol de José Fernández y consiguió la clasificación realizando después una aceptable campaña con gran suceso por la gran cantidad de público que lo acompañó.

En la temporada siguiente, se adjudicó el Torneo Selectivo y repitió su participación al torneo de AFA. Pero en 1992 no dejó nada en pie,l ya que se quedó con el campeonato Oficial y también con el Selectivo, en una brillante campaña que marcó una clara supremacía sobre los demás rivales. En 1993 vuelve a repetir la hazaña de quedarse con el título del Oficial al ganarle a Villa Alvear por 5 a 1. El plantel lo integraba, entre otros, Julio Acosta, Marcelo Cisneros, Néstor Benítez, Sergio Romero, Juan Ramón Morales, Luis Gómez, Julio Ramírez y Salazar.

(en recuadro)

Valiosos dirigentes. Hay nombres que permanecerán en la memoria del Club por haber obrado como grandes dirigentes. Nos referimos a Sixto Laconich, Mariano De Lucía y Victorio Vecchi quien por espacio de veinte años estuvo en la presidencia, hasta producirse el recambio con hombres jóvenes llenos de pujanza y bríos. En 1963 asumió por un año Oscar Soto; para luego llegar Pedro Villalba, Oscar Valussi, Carlos Gómez, Rito Gómez, Manuel Rodríguez, Inocencio Carballo, José Ojeda y Atilio Ramón Fanti. Este último, sustituyó a José Oleda hasta 1990. Después de esa fecha, la responsabilidad es de Oscar Soto quien, que con mucho sacrificio llevó adelante los proyectos con un reducido grupo de colaboradores.