Giorgio Carrara el domingo en Monza

5 SEP 2019
Giorgio recorriendo el circuito a pie.

Correr en Monza siempre es especial, tanto como fue hacerlo en Spa Francorchamps la semana pasada. Pero en el “templo de la velocidad”, con un auto de FIA Fórmula 3, será una experiencia increíble para Giorgio Carrara.

Definitivamente, estas dos semanas pasarán al rincón de los mejores recuerdos para el piloto chaqueño Giorgio Carrara. Todo empezó con la confirmación del cambio de programa anticipado, subiendo de la Fórmula 4 Italiana a la FIA Fórmula 3 Internacional para las últimas tres fechas de la temporada.

Después, las carreras que le tocaban. Spa y Monza, dos de las pistas más emblemáticas del mundo, y sin dudas, las dos más rápidas de todas aquellas en las que se puede correr con un monoposto fuera de los óvalos en EE.UU.

Este jueves, el piloto de Las Breñas llegó a Monza por la mañana, y algunas horas después, hizo el Track Walk, el habitual recorrido a pie del circuito, junto a los ingenieros de Jenzer Motorsport. Por la tarde, la reunión de pilotos y reunión de ingeniería, para planificar el trabajo que se desarrollará en el entrenamiento único del viernes y la prueba de clasificación.

Monza es un desafío completamente distinto a todos, y si bien el chaqueño ya corrió en dos oportunidades en esta pista, lo hizo con el auto de F4, mucho menos potente y veloz que el F3 que usará este fin de semana. Sin embargo, algo de esa experiencia anterior puede serle útil, puesto que al ser un auto que de concepción inicial, tiene mucha menor carga aerodinámica, ir descargado, deslizando levemente con el FIA F3, puede resultarle más familiar que ir doblando con mucho downforce, como le ocurrió en Bélgica. Claro que la velocidad será mucho más alta, y las frenadas pasarán a tener una importancia clave. En Monza, se puede ganar mucho en velocidad, pero si se frena mal o se sale acelerando con derrape, se pierde todo y quizás más aún.

GIORGIO CARRARA

“Ya estamos en el circuito de Monza, una pista que conozco bien por haber corrido en Fórmula 4 en dos oportunidades. Me gusta mucho, y me cae bien correr aquí, ya que en ambas oportunidades hice podio, la primera vez como Rookie, y la segunda, en la clasificación absoluta de la carrera."

"Seguiré con mi aprendizaje con el auto, como cada vez que salgo a pista en este hermoso auto de F3. Espero realmente hacer un buen fin de semana, iremos de a poco, tomando referencias, porque la velocidad es muy alta y hay que aprender a frenar y acelerar correctamente. En Monza se trata de ir suelto, fino, sin trabar, bloquear o patinar. Será un gran desafío para mí.”

FANGIO EN MONZA
Juan Manuel Fangio disputó 7 veces el GP de Italia de Fórmula 1 en Monza.
En 1950 y 1951 hizo la Pole Position, pero debió abandonar.
En 1952 tuvo su peor accidente, sobre un Maserati de F2, que lo alejó varios meses de las pistas.

Pero desde entonces, su suerte cambió en el anillo de la velocidad. Saliendo desde el segundo lugar, ganó el Gran Premio de Italia de 1953 luego de un duelo épico con Alberto Ascari, a quién superó en la última vuelta al comando de su Maserati nro 50.

En 1954 y 1955, Fangio dominó en Monza, al ganar las dos ediciones desde la Pole Position sobre los Mercedes W196, conocidos como Flecha de Plata.

Sus dos últimas participaciones fueron en 1956 con Lancia Ferrari, saliendo desde la primera posición pero terminando en segundo lugar y consagrarse Campeón del mundo por cuarta vez. Y en 1957, nuevamente con Maserati, largando cuarto para terminar segundo y subir por última vez a un podio en Fórmula 1.