Carrara: Fin e semana difícil

20 mayo 2019
Giorgio Carrara en Misano

Cuando se saborea el champagne del podio, los lunes siempre son felices, relajados, todo se ve de otro color. Cuando las cosas salen mal, el trabajo es arduo, porque no solo se trata de entender qué funcionó mal, sino aprender cómo evitar que se repita.

El fin de semana de Giorgio Carrara y Jenzer Motorsport en Misano empezó muy bien, con piso seco y sol brillante, el auto #16 del equipo suizo estaba peleando la punta, apenas a 1/10 de segundo del mejor tiempo de las prácticas iniciales. Se hicieron algunos cambios intentando limar esa décima, pero no funcionaron. El problema se resolvía volviendo atrás en la puesta a punto, pero el sábado apareció la lluvia y lo cambió todo.

Un auto distinto al esperado, una pista cambiante todo el tiempo, y la necesidad de encontrar cómo y por dónde llevar el Tatuus, fueron los problemas que se encontró el piloto de Las Breñas. Y así como en Paul Ricard el año pasado, en medio del diluvio logró su primer podio en F4 italiana, esta vez el agua le jugó una mala pasada. En Misano fue más difícil.

El domingo las cosas podían haber mejorado. La carrera 2, la primera de la mañana, empezó sin lluvia, pero con piso mojado. Había reales posibilidades que secara y Jenzer y Carrara apostaron a esa carta. Les venía saliendo bien, pero una neutralización demoró el final, y a poco de la bandera a cuadros, llegó la temida lluvia otra vez. Con gomas de piso seco, fue imposible para Giorgio mantener su puesto y cayó a P19, el mejor con gomas slicks, pero lejos de los puntos.

Con las manos vacías, había que correr la Carrera 3, trabajando con el equipo, entendieron que quizás el problema estaba en la presión de los neumáticos para el piso mojado. Con esa corrección en el setup, apostaban a levantar la performance en la carrera final, pero la lluvia arreció en Misano y las autoridades de la carrera, con los autos en la grilla decidieron suspenderla en principio, y anularla después, dejando el fin de semana con sólo dos pruebas. Las manos vacías y la impotencia de no poder intentarlo de nuevo.

Ahora es tiempo de esperar hasta la primera semana de julio, cuando el campeonato retome su desarrollo con la carrera de Hungría. La espera será larga y dura, porque si algo quiere un piloto, es tener revancha enseguida después de un mal paso. Giorgio Carrara y Jenzer Motorsport se repondrán y serán mejores con cada experiencia juntos. No solo con las victorias como las de un mes atrás en Francia.

DECLARACIÓN DE GIORGIO CARRARA

“Realmente fue un fin de semana muy duro para nosotros. Habíamos empezado muy bien, y no pudimos mantenernos. Nos jugó una mala pasada el cambio de condición climática, pero no lo pudimos resolver bien tampoco. A veces se toman decisiones que pueden salir bien o mal, y cuando se trata de la lluvia, la suerte juega una parte del resultado. Si no se largaba a llover en la carrera 2, quizás nos iba mejor. Después encontramos lo que creemos que pudo ser el problema de lo difícil que estaba el auto para manejar en mojado, la presión de las cubiertas. Pero la lluvia fue tan fuerte que no fue posible correr y aplicar lo que habíamos aprendido de la pista y su condición en la carrera anterior. No son excusas, no nos trajimos un buen balance, sino todo lo contrario. Ahora hay que esperar más de un mes para la revancha. Tenemos una prueba antes de Hungría, y en estos días estoy con el equipo en Valencia, con unas pruebas de clientes en GP2. Me prometieron que me lo iban a prestar unas vueltas, si es así, será una experiencia inédita para mí. Lo que más quiero es volver a subir a un auto y ser rápido nuevamente.”