La extinción de los Super Héroes

10 julio 2018
Lic. Ricardo Ignacio González Longo

¿Las individualidades extraordinarias o los sistemas de juego?
Rusia 2018 acaba de mostrarnos un resultado que iría en contra de toda la lógica del marketing y los aparentes análisis previos. Messi y Ronaldo los dos mejores jugadores del mundo, según los premios y estadísticas de los últimos años se despidieron tempranamente en octavos de final.
¿Qué tienen selecciones como las de Uruguay y Francia para dejar a fuera a éstas personas que al parecer son quienes convocan a la gente a mirar los partidos y llenar los estadios?
En principio Uruguay tiene una continuidad con Oscar Washington Tabárez como técnico desde hace 12 años, mientras que Francia con Didier Deschamps llega al número de 6 años seguidos, números que en nuestro contexto del fútbol Argentino son al menos hasta el momento superlativos.
El tiempo de trabajo con los mismos criterios y generando sobre todo un proyecto conjunto, posiblemente pase desapercibido ante las luces y los flashes de las súper estrellas, pero en cuanto a alcanzar objetivos colectivos, definitivamente el todo supera a la suma de sus partes si no existe por lo menos una visión compartida.
¿Para qué sirven los sistemas de juego en los deportes?
Los sistemas de juego permiten buscar alternativas tomando decisiones y acciones colectivas para alcanzar un objetivo común. Esto sólo podrá ser posible mediante el trabajo organizacional a conciencia, es decir, aquel en que sus protagonistas conozcan los propósitos de cada objetivo planteado. A la vista del resultado de que no es suficiente en cuanto a pasarle la pelota al super jugador, por más características individuales que tenga no puede hacer todo solo durante 90 minutos contra otro equipo rival, que también tiene sus individualidades, pero sobre todo también tiene su sistema de juego.
Éstas que parecen ser sólo buenas intensiones expresadas de manera utópica, nos brindan la posibilidad de revisar nuestra historia reciente deportiva y ver que la Selección Argentina de Básquet para convertirse en Generación Dorada, antes debió no sólo perder una final del mundo, sino que además y sobre, todo dejaron de lado las super individualidades como los eventuales egos, para convertirse en un Equipo, aun teniendo entre sus jugadores a Ginobili, leyenda del Básquetbol Argentino.
Darle paso a esta reconstrucción camino al mundial 2022 implicará también pensar que visión de Equipo queremos tener, Messi tendrá 35 años pero más allá de esto, quizás el mayor desafío a trabajar será el de establecer una identidad de juego que trascienda los nombres y las individualidades.
Podríamos reconocer a liderazgos que puedan cooperar dejando de lado los egos y desarrollar roles complementarios que posteriormente puedan constituirse como líderes. Porque la buena noticia es que en nuestro contexto incierto de adversidad tenemos en nuestro ADN Humano la capacidad de poder tener individualidades extraordinarias y también la potencialidad de poder trabajar en Equipo dándole lugar a la solidaridad y a la cooperación.
Así tal vez podamos permitirnos dejar de pensar en términos de Super Héroes a los que les exigimos todo, para darle lugar a quizás la condición más humana de todas, el Aprendizaje y la Superación ante la propia dificultad, para luego sí convertirnos en personas trabajando con personas en pos del bien común, dentro y fuera de la cancha.

Lic. Ricardo Ignacio González Longo
www.overtime.com.ar
contacto@overtime.com.ar