No aceptaron la renuncia de Pizzi

17/10/13

El ‘golpazo‘ que significó la derrota ante Arsenal en la final de la Copa Argentina precipitó hoy que Juan Antonio Pizzi, sorprendentemente, pusiera a disposición de los dirigentes la potestad de ‘interrumpir‘ su contrato como entrenador de San Lorenzo.
Si bien no se trató de una renuncia, los dirigentes debieron salir a bancar al entrenador, que tiene contrato hasta junio de 2015 y que tuvo ese gesto por caballerosidad, todavía en caliente, en el mismo vestuario del estadio Bicentenario de Catamarca.
Al llegar al aeroparque metropolitano Jorge Newbery de la Ciudad de Buenos Aires, desde Catamarca, sede de la final, Pizzi sorprendió con su declaración.
Más aún porque Pizzi finalizó su contacto con los medios y salió caminando para abandonar la terminal aérea, pero volvió sobre sus pasos y ‘para evitar malos entendidos‘ lanzó: ‘Les dije a los dirigentes que si querían interrumpir mi contrato estaban en todo su derecho, fue una gran desilusión que están en todo su derecho y es lo correcto. No es una renuncia. Me gustaría seguir dirigiendo, pero mi obligación teniendo en cuenta esta desilusión era liberar al club de este compromiso, que dura bastante tiempo más‘.
En ese sentido, Pizzi no compartió con los periodistas en que se trataba de un gesto de ‘buena persona‘, porque él ese mote lo basa ‘en otro tipo de cosas‘.
‘Sí creo que era una obligación teniendo en cuenta que soy el máximo responsable y que soy el que está más dolido por toda la situación‘, admitió.